Mazatlán Sinaloa, México a: Jueves, 03 de Diciembre de 2020
Blog de Cultura Geek Desarrollo Web Ing. Alejandro Mellado - Desarrollador UI UX, E-Commerce, web Tienda de equipo de cómputo y soluciones informáticas en línea

DEBUTA LIZETT GUADALUPE ARIAS SERRANO, DE 13 AÑOS, COMO ÁRBITRO CENTRAL.

Los deportes son su pasión, principalmente el fútbol. Desde los 10 años incursionó en el mundo del balompié y hoy su sueño se cristalizó, pues a sus 13 años debutó como árbitro central y se convierte en la primera mujer de esa edad en Mazatlán que se desempeña en ese medio.

Las cosas no han sido fáciles para Lizett Guadalupe Arias Serrano, ha superado adversidades gracias al apoyo de su padre y madre, amigas y amigos.

Primeramente su entrenamiento fue como abanderada, luego como árbitro central; para Lizett culminar sus estudios es esencial, actualmente cursa tercer grado de secundaria y quiere ser maestra de educación física, pues relaciona esta profesión con el deporte y además, le gusta tener contacto con los niños y niñas.

“El arbitraje es de mucha práctica, para ser árbitro tienes que tener mucha seguridad. Mi hermano (Irvin) juega fútbol, yo lo veía y me llamó la atención, yo jugaba con él y como desde los 10 años empecé a jugar pero con hombres y desde los 12 años juego con las Linces Burócrata (femenil)”, relata.

En sus inicios, menciona, fue rechazada por su género, sus compañeros de equipo dudaban de sus habilidades y talento futbolístico, pero con el tiempo, la percepción cambió.

“Los niños con los que jugaba decían que no podía porque soy niña, pero al ver que sí puedo jugar pasó todo lo contrario, me invitan a jugar fútbol con ellos y me eligen en sus equipos, ahora me respetan mucho y jugamos muy agusto”, expresa.

En la vida no hay limitantes, considera.

“Lo que les puedo decir a las niñas es que no se rindan, que siempre luchen por sus sueños, hay muchos deportes que pueden practicarlos hombres y mujeres, podemos llegar muy lejos”.

Talento Heredado.

Para la mamá de Lizett, Susana Serrano Hernández, quien también juega fútbol, ver desarrollar a su hija en el arbitraje la llena de orgullo y satisfacción.

“Mi esposo (Saúl) y yo siempre la hemos apoyado en todo, nos llena de orgullo que es la única mujer en la Escuela de Arbitraje de Mazatlán, nos gusta verla feliz”.

Los padres y madres, dijo, no deben de limitar a sus hijos e hijas, hoy en día mujeres y hombres pueden desempeñarse en cualquier profesión u oficio y además, pueden practicar cualquier deporte.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>